2º S.O.S. (18 Marzo 2012)

 

Este es el segundo S.O.S. que lanzo, tengo unos cuantos todavía por escribir, espero que alguien los lea. Voy a recopilarlos todos por si tuviera que cerrar esta página Web.

No existe la preocupación por el drama que se avecina para los animales e incluso aunque no lo pensamos, también para las personas que somos las únicas culpables de las tragedias que se están fraguando en la Tierra.

He preguntado, he investigado… y he llegado a una conclusión. Existe tal injusticia en cómo se gasta el dinero en las protectoras subvencionadas por los Ayuntamientos, que entre sueldos del personal y el sacrificio de los animales tipo Auschwitz, se agota el dinero sin que nadie encuentre la solución de cómo protegerlos. Estamos faltos de educación cívica y de normas de protección para todo lo que no puede defenderse, y así nos va. Como diría mi perro Bruno, las futuras generaciones de cachorros superiores seguirán maltratando a los animales; las protectoras viviendo a costa de los animales sin encontrar soluciones para ayudarlos y los dueños de los animales exculpados de los delitos que cometen contra ellos. Todos ignoramos que los animales son tan dueños de la Tierra como nosotros. ¿Quién es el encargado de poner justicia en este mundo?

Solo existen problemas sin solución para los más indefensos. No existen crisis laborales para los “vigilantes” ni los corruptos, si cada día afloran más y más desmanes políticos, sociales, religiosos. El latrocinio del dinero y de la Tierra es tan evidente que como diría mi perro Bruno: o tomamos conciencia de lo que permitimos o acabaremos todos como el rosario de la aurora o lo que es peor en un infierno, aquí en la Tierra.

 

Mi segundo S.O.S. es para los Garranos, (caballos salvajes) de Galicia. Los únicos del mundo que siguen siendo iguales a cómo eran, cuando fueron introducidos en nuestra Tierra por uno de los pueblos celtas que dominaban el oeste y el centro de Europa, cuando los celtas se asentaron en Galicia y Portugal durante el I milenio a. C. Estas culturas nos han dejado como vestigio de su paso por Galicia sus fortificaciones, los llamados castros; el arte orfebre celta está en los museos. Yo he tenido dos torques con “poderes” curativos… y lo más importante que nos han dejado, fueron sus ponis, caballos salvajes a lo que nosotros llamamos garranos.

He acudido a una conferencia de Don Felipe Bárcena y Varela de Limia, especialista en mamíferos silvestres de Galicia, particularmente del lobo y me he enterado que los caballos salvajes siguen adelante con más o menos suerte en Galicia, Portugal, Irlanda, Escocia, Mongolia y en algún que otro lugar del mundo.

En esta conferencia en la que todos supimos un poco más de lo que les ocurre a estos sufridos animales, se nos informó que la Xunta de Galicia aplicará una normativa europea para proteger a estos los animales salvajes. Quieren catalogarlos como pura raza gallega y así poder acceder al dinero que nos mandará Europa.

El drama de los garranos, a los que ya se les ha expoliado su hábitat dejándolos acorralados, a los que incluso se les coloca una pexa en la pata para que no puedan correr, si Dios no lo remedia, se incrementará con normativas que los políticos quieren imponer. Es curioso, no existen normativas de defensión para los animales que maltratamos y abandonamos ni obligaciones para los maltratadores y quieren ponérselas a los animales que viven per se en el monte sin necesidad de que nadie les dé de comer. La Xunta de Galicia, el Medio Ambiente, el Medio Rural, Galicia entera, España, Europa… ignorantes todos nosotros y ellos, de que el garrano es un animal salvaje y pretenden ponerle un chip como si fuera un perro faldero.

Sé que todo lo tergiverso por mis taras mentales pero, me da la impresión de que somos tan ignorantes que no meditamos en que los garranos no son una raza gallega, sino una ¡pura raza salvaje!, ubicada en Galicia desde tiempo inmemorial, que afortunadamente sigue adelante porque no ha sido mangoneada por ninguna institución pública y política.

Nuestros políticos que por ignorancia todo lo contaminan si hay dinero por medio, están haciendo lo mismo que hicieron con el Prestige. No olvidemos que el barco nos envió un SOS pidiendo ayuda pero nosotros contraviniendo las leyes del Mar por no tener un puerto de abrigo, lo alejamos de la costa sin prever lo que podía ocurrir. Provocaron una tragedia mayor, que las seis anteriores ocurridas en Galicia.

Ahora está intentando lo mismo con los garranos, a los que no han protegido nunca y han sobrevivido sin su ayuda. Desconocen incluso su morfología si lo quieren catalogar como raza gallega si no es originaria de Galicia. Parece ser que en otros países los ponis, los garranos, los caballos salvajes o como queramos llamarlos ya se han cruzado con otras razas y no son tan puros como los nuestros. Por lo tanto, los nuestros son la única raza pura que existe en el mundo de estos animales originarios de un pueblo ancestral, los otros ya son animales híbridos. Defendámoslos con uñas y dientes si no queremos que los políticos metan la mano intentando llevarse el dinero y acaben con los garranos, un patrimonio de la naturaleza.