10º S.O.S. (30 Noviembre 2013)

 

Como siempre, no cumplo los plazos que me propuse cuando creé mi página WEB. Los acontecimientos que ocurren en España son tan dramáticos que vuelvo a ponerme en contacto con vosotros, reafirmándome en que mi página WEB no puede ser solo literaria sino que tiene que ser también una referencia política.

Empezaré por mi libro Mujeres: Nosotras. Ellas y las Otras. No vendo mis libros a pesar de ser maravillosos y lo digo por el testimonio que me llega de alguna lectora que me dice que mi libro le ha hecho reflexionar. Es evidente, viendo lo que ocurre en el mundo con las mujeres no queremos reflexionar. Seguimos adelante con ejemplos ancestrales de sometimiento al otro sexo y la mayor inquietud que tienen las mujeres jóvenes sigue siendo la belleza y la moda. Esa preocupación, no nos ha llevado a nada más que ser objetos sexuales. Elfriede Jelinek (1946), escritora austriaca y premio Nobel de Literatura 2004 ha tratado de forma recurrente el papel de la mujer en la sociedad. Una de sus novelas titulada Obsesión (2000), trata del dominio del hombre, que considera a la mujer como un objeto para satisfacer sus deseos. Me alegra infinito que esta mujer ponga los puntos sobre las íes para que abramos los ojos a la realidad más escalofriante y es que, se nos sigue considerando básicamente un objeto sexual. Incluso las nuevas tecnologías han confirmado que el acoso sexual y el exhibicionismo han aumentado.

Pido perdón por escribir lo que escribo sabiendo que ni yo ni nadie está en posesión de la verdad. Si me atrevo a escribir esto, es porque desde el conocimiento que da el tiempo, las mujeres ya tenemos que aceptar que vamos desacertadas en la educación que recibimos y damos a nuestros hijos y que nada cambiará si no nos enfrentamos a los hombres con contundencia, porque siguen siendo ellos los que mangonean el mundo. Los que violan y matan a las mujeres son nuestros hombres, no son los extraterrestres. ¡Y nosotras preocupadas por querer parecer más bellas de lo que somos! Estamos esclavizadas por estereotipos que perjudican las desigualdades. Ya no existe un razonamiento crítico en las mujeres de que los hombres tienen un concepto ancestral de violencia y posesión que sigue y seguirá adelante mientras las mujeres no tomemos otro rumbo que nadie sabe cuál puede ser. Habrá que probar, demostrando que tenemos conocimientos y quizá manifestarnos y enfrentarnos a ellos de la manera que explico en mi libro de Mujeres.

Y de esta realidad inexorable mi S.O.S., es para los políticos, banqueros y otras malas hierbas que en España son más abundantes que la ruda. Buena parte de los políticos están imputados y la justicia a la deriva con tanto trabajo. En España su fauna emblemática, linces, osos están en peligro de extinción y la flora contaminada y quemada sin que podamos evitarlo. Desde el rey hasta el último de sus vasallos creyéndonos dueños y señores de lo que no nos pertenece vamos destruyendo lo que tenemos delante y no pasa nada. De las siete tragedias ocurridas en las costas de Galicia la mayor fue la del Prestige, pero en esta tragedia no han aparecido los culpables definitivos. La sentencia del naufragio del Prestige me ha dejado en estado de catalepsia; menos mal que Francia la va a recurrir. Los culpables todos nosotros: la justicia por incompetente y prevaricadora; el Gobierno de España del Sr. Aznar: tranquilos, no pasa; el gobierno gallego del Sr. Fraga con alguno de sus miembros atareados en el “noble deporte” de la caza; el príncipe ocupado con tanta agenda que en 15 días le fue imposible venir a ver lo que pasaba y lo más peliculero, los lameculos de los políticos gallegos llevando en comandita procesional a los reyes de España. Los pasearon por una playa en la que las piedras estaban cubiertas de sábanas blancas mientras las demás playas nos hacían llorar. Me he preguntado ¿de qué iba ese paripé a las rocas? Claro que si los reyes no preguntaron el porqué aquellas rocas estaban cubiertas y las de las otras playas no… Somos imbéciles, nos mean encima y decimos que llueve.

A España la mancilla los del Norte, Sur, Este y Oeste pasando por el centro que se consideran sus protectores y seres superiores que creen que pueden vertebrar a España dándole consistencia, organización y cohesión a una nación que no ha nacido unida. La realidad es que nuestra España es un país intrínsecamente maravilloso pero le pasa lo que a mi novela erótica Quince días y dos noches que no acaban de llegar ni la una ni la otra a buen puerto. Aunque tengo que estar contenta, eso dicen los que la han leído. Les ha gustado mucho porque la realidad supera la ficción. Ahora que saber lo que ocurrirá en España para que las situaciones cambien y sean positivas para todos los españoles no lo sabe ni Dios. Roguemos para que no llueva de más ni de menos: Como dice mi perro Bruno en su libro: que Dios nos coja confesados.

Que mis libros no se vendan como yo esperaba me obligará a buscar medidas drásticas aunque me hagan perder dinero. Haré lo que hice con Bruno que para poder llegar a una segunda edición me fui por las ferias a venderlo. Es una realidad preocupante el saber que los gallegos cada día leemos menos y al mismo tiempo fue una experiencia maravillosa porque yo conseguí vender todos mis libros y eso me dio fuerza para seguir escribiendo. Todos los días ocurre un milagro positivo y una realidad negativa que me ayuda a mantener la pasión que siento por reflejar lo que veo a mi alrededor.